noticias |

Chevrolet Tracker: todo sobre el motor turbo y los frenos

Probamos el nuevo motor 1.2 turbo y los frenos traseros a tambor del SUV de Chevrolet . ¿Cómo rinden? ¿Frena mal? Todas las respuestas.

Si Cruze y Onix no alcanzaron para torcer a los antidownsizing, este 1.2 de 132 CV puede ser una carta ganadora. La buena relación cilindrada/potencia la alcanza gracias a una turbina que le permite tener buenas cifras generales.

Con este motor alcanza los 100 km/h en 11,1 segundos, una cifra correcta teniendo en cuenta, por ejemplo, que el 1.5 de EcoSport (tricilíndrico y aspirado de 123 CV) los hace en medio segundo más. Tanto los 400 metros (17,9 segundos) como el kilómetro (32,5), también con cifras acordes. Las buenas sensaciones se dan en la zona baja del cuentavueltas ya que entrega los 190 Nm a 2.000 vueltas, lo que nos va a permitir encontrar respuesta del “tri” si lo exigimos a pocas RPM. En la zona media también tiene un buen desempeño: prueba de ello son los 7,6 segundos que se tomó en las recuperaciones de 80 a 120 km/h.

Y hablando de tomar, sensaciones encontradas a la hora de los consumos. Por un lado, números muy buenos a velocidades constantes: entre 5 y 7 a 100 y 130 km/h que le permiten autonomías de hasta casi 800 kilómetros, pero, por el otro, una inexplicable trepada de 12 en ciudad, algo similar a lo que nos pasó con la “Eco” y que bien podría ser un indicador de cómo trabajan en la city estos impulsores.

Al 1.2 lo acompaña una caja de seis velocidades automática de trabajo correcto, con un pasaje de marchas suave, algo remolón para el kick down y con una opción secuencial de gatillo que sigue sin convencernos.

Como te contamos la nueva aleación usada en el chasis lo hace algo más robusto aunque en el día a día ni lo vas a notar. Tiene un esquema de suspensiones promedio del segmento (con barra atrás) y una calibración made in mercosur que le permite estar certificada para los caminos argentinos.

Los voladizos son cortos y eso es una buena noticia pensando en nuestras cunetas y bocacalles, pero hay que tener en consideración el fleje plástico que tiene en la zona inferior, que en algunas ocasiones puede llegar a rozar. Igual, no fue nuestro caso.

En ruta se hace su camino, con un andar franco y predecible y las penalizaciones típicas de un auto de esta silueta (viento cruzado, camión de mano contraria) que puede llegar a sacudirnos un poco pero no mucho más: todo está fiscalizado por el ESP. Sí hemos llegado a escuchar alguna filtración eólica a velocidades elevadas.

La dirección -eléctrica- es bastante directa y a medida que elevamos la velocidad se endurece con lo cual va a ser nuestra aliada en ciudad y en ruta. Por último, cuenta con vectoring control donde la computadora elige cuándo y cuánto torque manda a las ruedas internas o externas en proceso de curva para mejorar la seguridad y el grip en esa situación.

Para el final dejamos los frenos, un componente sensible que generó comentarios en redes y todas las plataformas donde se mostró y les mostramos la Tracker. Una de las grandes desventajas respecto de la anterior es que perdió los discos traseros. Sí, es un retroceso enorme pese a que la marca asegura que no pierde eficiencia por, entre otras cosas, el sistema “Fade Break Assist” que puede identificar situaciones potenciales de pérdida en la eficiencia de frenado debido a la fatiga por calentamiento, por lo que el sistema aumenta automáticamente la presión del sistema de frenos para compensar esta situación y evitar que el conductor realice esfuerzos adicionales.

Por supuesto que fuimos a medirlo para poder decirte cómo frena ahora. Pese a que preferimos discos, la performance fue más que buena: 39,4 metros para el 100-0, lo que lo ubica en la zona verde de auto test.

tracker motor 6tracker motor 3 tracker motor 1 tracker motor 5 tracker motor

También podría interesarte: