lanzamientos |

Toyota SW4: Familia completa

Claramente las diferencias exteriores pasan por la adaptación de las líneas a las de un SUV. Pero puertas adentro existen detalles distintivos, como zonas tapizadas en cuero, nuevo tablero de instrumentos y detalles símil madera. Además, cuenta con tres filas de asientos para poder llevar hasta siete pasajeros.

Monta el mismo motor turbodiésel de la “chata”, es decir, el 2.8 litros de 16 válvulas con cuatro cilindros, turbocompresor de geometría variable e intercooler. Cuando este se asocia a la caja manual de sexta, cuenta con una potencia máxima de 177 CV y un torque en el orden de los 42,4 kgm entre las 1.400  y 2.600 rpm, mientras que con la automática (de mismas velocidades) tiene 45,4 kgm de fuerza entre las 1.600 y 2.400 vueltas.

En este caso se ofrece en versiones SRX y todas cuentan con tracción 4×4 y caja reductora. Otro elemento mecánico distintivo es su chasis de largueros específico; la suspensión delantera es independiente, de doble brazo, y la trasera es de eje rígido y cuatro brazos con resortes helicoidales.

Claro que viene equipadísima, con elementos como control de tracción convencional y activo, de estabilidad y de balanceo de tráiler; frenos ABS con EBD y asistente al frenado de urgencia; ganchos Isofix; siete airbags; pantalla táctil de 7” con GPS, televisión digital, reproductor de DVD y tomas AUX y USB; y volante forrado en cuero natural con detalles símil madera y doble reglaje.