noticias |

Prueba: Citroën C5 Aircross THP Feel Pack

Última entrega de la prueba al flamante SUV de Citroën. En este capítulo, todo lo referido a su comportamiento y a su poder de frenado. ¿Son efectivos los nuevos amortiguadores? ¿Cómo se comporta en ruta? ¿Y en ciudad?

Comportamiento revisado

Con un esquema tradicional, el C5 Aircross tiene una dualidad muy marcada. En su llegada, la marca destacó el sistema de suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos. Su principio de funcionamiento es simple: los “topes hidráulicos progresivos” agregan dos amortiguadores hidráulicos al sistema, uno para rebote y otro para compresión.

En el traqueteo normal, los resortes y amortiguadores controlan el movimiento vertical sin necesidad de poner en juego los topes hidráulicos, dándole una mayor libertad de movimiento a la suspensión.

Cuando las cosas se ponen heavy, los componentes funcionan en conjunto con la compresión hidráulica disminuyendo el movimiento para evitar sacudidas repentinas. Por lo que pudimos experimentar, cuando las condiciones son buenas, el C5 es una seda, pero en algunos caminos en mal estado notamos la sequedad característica del eje trasero del Grupo PSA. En la ecuación pueden intervenir las llantas de 18 pulgadas.

Su comportamiento dinámico es muy bueno, sobre todo a velocidades constantes donde viaja sin que ninguna ráfaga cruzada le juegue una mala pasada. Sí notamos que cuando la exigimos en alguna curva intensa tiene tendencia a sobrevirar, pero es una situación generada por nosotros para justamente contarte esto. Por último, frenos: una distancia mejorable de 42,3 metros para detenerse de 100-0.

prueba c5 2 prueba c5 4

prueba c5 1 prueba c5 3 rueba c5 5

También podría interesarte: