noticias |

Prueba: Citroën C5 Aircross Feel Pack

Cuarta entrega de la prueba al flamante SUV de Citroën. En este capítulo, todo lo referido a su motor, consumo, prestaciones y el Grip Control.

Ahí está estoico

Sí, bajo el capot está el THP 1.6, uno de los motores más rendidores y conocidos (y producidos) de la historia de PSA. En este Aircross tiene 165 CV y sus consumos son aceptables, sobre todo a velocidades constantes donde se las arregla con menos de 10 litros cada cien kilómetros circulando a velocidades legales.

En ciudad lógicamente se dispara un poco con promedios que orillan los 12 litros cada cien, aunque dependiendo del peso de nuestro pie derecho vamos a poder bajar (o no) dichas cifras. A la hora de hablar de performance, correctos 10,5 segundos (en el 3008 registramos 9,9) y un kilómetro en el orden de los casi 32 segundos, también algo más lento que el 3008.

La gran vuelta de tuerca del modelo es la incorporación del Grip Control un dispositivo que también se está haciendo camino al andar y que es la propuesta del Grupo PSA para sus crossovers, una solución que nos parece acertadísima ya que le quita costo -y fierros- a una función (nos referimos a la tracción integral) que muy probablemente pocos clientes usen con asiduidad.

En C5 cuenta con cinco modos: estándar (para el día a día), arena, barro, nieve y ESP off. En modo arena (funciona hasta 120 km/h), proporciona un giro simultáneo en las ruedas delanteras para limitar hundirse en ese terreno. En barro (hasta 50 km/h) transfiere el torque a la rueda que se encuentre más afirmada y permite que la otra tenga máxima libertad de giro. Para nieve (hasta 80 km/h), adapta instantáneamente el deslizamiento de la rueda motriz a las condiciones de agarre del camino y por último el modo ESP Off -en condiciones normales desaconsejamos usar- que puede ser un aliado si estamos ante algún terreno complicado.

c5 prueba 5 c5 prueba 2 c5 prueba c5 prueba 6 c5 prueba 4 c5 prueba 3

También podría interesarte: