lanzamientos |

Prueba: Citroen C5 Aircross THP

Se presentó hoy pero nosotros ya lo manejamos hace algunas semanas. Primera entrega de nuestras sensaciones a bordo del Citroen C5 Aircross en la variante Feel Pack, con 165 CV y caja automática.

No la tuvo fácil Citroën en el segmento mediano de camionetas. Si nos vamos a lo general, incluyendo a Peugeot, el Grupo PSA tuvo un derrotero con más bajos que “altis” en una franja del mercado que tiene a varios jugadores pesados con nombre e historia propios.

Nos remontamos varios años atrás y la línea de tiempo muestra a los C-Crosser (Base Mitsubishi Outlander) y el C4 Aircross (base Outlander Sport) como exponentes “SUV” de la marca del doble chevrón, hasta la llegada de la nueva plataforma EMP2, que le dio nueva vida a la gama de camionetas del Grupo. De esa nueva línea salió el 3008 unos años antes, y también da vida a otros vehículos similares de la marca.

Look moderno

En sus 4 metros y medio el C5 Aircross tiene luz propia. Como viene siendo tendencia, Citroën apela a un combo más juvenil e irreverente para sus modelos, con detalles peculiares o de diseño que lo distinguen, más si hablamos de un segmento que suele ser un poco más señorial o conservador que otros.

El sector delantero es digno de Pablo Picasso (¿casualidad?) con ópticas diseminadas por doquier en un frente robusto y contundente: ¿se puede decir que es un “maxi Cactus”? sí, completamente. Subjetivamente es atractivo pero algo sobrecargado, y encuentro que los dos marcos inferiores de color contrastante son la manera más fácil en la actualidad de distinguir los últimos Citroën cuando vienen de frente, sobre todo si se trata del color Blanco Nacré el único de la gama con detalles son rojos.

En los laterales el body kit de plástico le aporta mucha guerra y eso siempre suma en un SUV. Los “airbumps” siguen presentes pero en un rol casi de reparto (supongo que hasta su ocaso definitivo) al igual que en Cactus. La línea de cintura elevada y ligeramente ascendente aporta a la robustez general y las enormes llantas de look deportivo le aportan personalidad al igual que la pintura bitono y las barras portaequipajes de diseño.

Atrás está bien resuelto, es quizás el sector más conservador de un auto (y una marca) que gusta de llamar la atención. La boca de carga queda algo elevada pero una vez que abrimos el portón nos encontramos con una buena noticia: la capacidad es de 720 litros con un doble fondo que, en caso de necesitarlo, se puede “elevar” para garantizar un piso plano en caso de rebatir las plazas traseras y contar con 1,90 de espacio de carga longitudinal. ¿El costo? La capacidad queda en 580 litros, una medida más que respetable.

Con 2,73 entre ejes, el espacio en las plazas traseras es bueno. Con las plazas traseras tuvimos una rafaga de sensaciones cuando abrimos la puerta trasera por primera vez: nos sorprendió que cada una fuera independiente, nos encantó el hecho de que sea así y después recordamos que la gama Picasso/Spacetourer suele prestarse a ese tipo de modularidades.

Cada uno de los asientos, de exquisito y moderno tapizado como el resto, se puede rebatir íntegramente y también regular el respaldo en cinco posiciones, entre 19 y 26 grados, para acomodarse de la mejor manera al viaje.

campo con barro

culo

accion

trasera en movimiento

citroen c5 1 citroen c5 2 citroen c5 4 citroen c5 3 citroen c5 5 citreon c5 6

nombre

También podría interesarte: